STARTUPS ¿Es posible emprender a los 60 años?

Son tiempos difíciles para los profesionales de más de 60 años. Con la creciente tendencia a resaltar a la generación Millenial como la fuente de todo lo que es novedoso y disruptivo, es frecuente leer casos de profesionales destacados que se ven obligados a jubilarse anticipadamente.

Para los profesionales más jóvenes, una de las alternativas inmediatas es independizarse e iniciar un emprendimiento propio. Lamentablemente, los medios especializados y la cobertura a los casos de éxito han implantado la idea de que un startup es cosa de jóvenes. Nada más alejado de la realidad.

¿Es posible emprender a los 60 años? La respuesta es un sí rotundo. Ya tenemos en nuestro país exitosos ejemplos de empresas iniciadas por profesionales que no se resignaron a quedarse en casa a vivir de su pensión o a la espera de “reengancharse” en otro empleo.

Uno de estos casos es el de Carlos Cox, creador de “Barril Gourmet”, un emprendimiento que nació hace un año. A sus 60 años, se rehusó a quedarse en casa y vivir de sus rentas, es entonces que, tras analizar con detenimiento el mercado, vio una oportunidad. Desarrolla entonces un plan de negocios, el cual incluía perfeccionar el producto a lanzar en enero de este año.

Su producto consiste en un barril para asar carnes a fuego lento fabricado en acero inoxidable de grado quirúrgico, desarmable, que no emite humo y funciona a gas, por lo que resulta económico.

Sus clientes van desde familias hasta restaurantes y su línea de Barriles Gourmet incluye tamaños que permiten atender desde 16 hasta 56 comensales por horneada. Actualmente cuenta con presencia a nivel nacional.

Al ver el éxito de su negocio, Cox decidió desarrollar cadena de valor y para ello extiende el servicio a catering para eventos familiares y/o empresariales, el cual está basado precisamente en carnes asadas en su Barril Gourmet.

El caso de Barril Gourmet nos lleva a romper una serie de ideas preconcebidas. Es probable que, ante una situación de desempleo a una edad avanzada, se crea que las únicas opciones viables sean la jubilación o tentar la posibilidad de un nuevo puesto de trabajo (muchas veces con sueldos por debajo de las capacidades). Casos como el de Carlos Cox nos enseñan que el emprendimiento es una alternativa completamente viable.

Sin embargo, como mencioné en un artículo anterior, iniciar un startup no debe ser “un disparo al aire”. Antes de iniciar cualquier acción, se debe trabajar en un Plan de Negocios bien estructurado, comenzar en pequeña escala el nuevo proyecto y, en función de la respuesta del mercado, crecer. En este punto, las redes sociales pueden ser aliados muy poderosos, pues permiten realizar publicidad económica y efectiva.

Ya lo saben, no hay edad límite para emprender ¡Atrévanse!

Deja un comentario